Juntos ya no somos felices
653
post-template-default,single,single-post,postid-653,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid

Juntos ya no somos felices

Poco a poco se va viendo, el vínculo que une a Paul y a Audrey está debilitado. Se quieren, pero algo no termina de estar claro.

Finalmente se deciden a hacerse pequeños, seducidos por el cambio de vida hacia el lujo y el confort, poder vivir sin trabajar con el dinero acumulado hasta entonces que aumenta de valor al reducir ellos su tamaño.

Para el proceso de reducción han de dejarlo todo atrás, venderlo todo para convertirlo en efectivo y conservar solo algunos recuerdos que les harán llegar a su nueva casa de pequeños. Entre los recuerdos están las alianzas de matrimonio, que no pueden llevar durante el proceso de reducción.

Así que entran a las salas de preparación ya separados, sin alianza, toda una metáfora. Una separación física que no hará sino poner de manifiesto la separación que ya habían hecho por dentro.

Recorren el primer túnel de la película, un pasillo luminoso y atractivo, pero con una pared al fondo como si no tuviera salida.

¿Qué hay al final del túnel? ¿qué esperas encontrar?

Los caminos que hemos recorriendo en nuestra vida, ¿fueron caminos cortados o tuvieron luz al final?

Cuando decides hacer algún cambio, dejar algo atrás ¿añoras algo? ¿qué echas de menos?

Jesús sigue animándonos a hacer cambios radicales también:

Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, tendrás un tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.

Marcos 18:17-38

Una vez más, los protagonistas están haciendo algo parecido a lo que decía Jesús. Antes de emprender este camino hacia la reducción, lo vendieron todo, incluso por debajo de su precio a un señor que parecía no tener mucho dinero que ofrecer. Pero para quedarse ellos con el dinero y para seguir un camino diferente al de la entrega.

No Comments

Post A Comment